domingo, 19 de abril de 2009

Próxima parada

En la mitad exacta del cigarrillo el 549 se detuvo ante mí, casi instintivamente. La situación, que más me irrita por repetirse, genera en mí una maldita sensación alegre. Cuesta dejarlo ir, envejecido de pronto, pero cómo seducen esas causalidades, más cuando no hay tanta gente delante de uno en la fila y dos, cuatro, trece. Tal vez ligue asiento.
No será el premio mayor asiento único monopolizador de ventanilla, pero sentarse atrás tiene su magnificencia si uno tiene atisbos de optimismo. Tal vez, si hubiese agarrado el premio mayor asiento único monopolizador de ventanilla pero de adelante, una mujer a días de parir podría ascender al vehículo, con la monumentalidad de una panza que me dejaría imposibilitado de caer en la tentación de confundirla con alguien que ha incurrido en la torpeza de comer postres compulsivamente. O qué hay de un choque frontal. Algarabía la mía, por sentarme detrás.
Hay algo de entrañable en esa gente que cuando viaja parece meterse tan dentro (de) su-yo, como aquellos que se acuerdan tarde de bajar porque van leyendo plácidamente, o esos que permanecen mirando un punto fijo mientras repiten de manera autista un segmento de una canción en sus reproductores portátiles. O esos que simplemente miran a través de la ventanilla un paisaje que miran todos los días, pero que todos los días ofrece algo distinto, porque la gente no sale todos los días con la misma ropa, porque a lo mejor aparece algún pájaro nuevo en el cielo.
El señor de unas pocas canas que se sentó a mi lado era uno de esos que ignoraba los límites invisibles y exactos que se trazan entre los que compartimos viaje en las horas más tortuosas, pues posó parte de su sobretodo en mi falda, causando en mí tal sensación de hastío que era imposible partir de ese trasfondo para generar cualquier intento de complicidad, que este colectivo de mierda no llega más, que denle un asiento a la señorita por favor, que háganme el favor de mirar cómo estamos viajando.
Lo miré de pronto, como con una bronca acumulada en años, como dirigiéndole los peores improperios sólo con la mirada. Creo que comprendió el mensaje, porque enseguida lanzó un ruidoso suspiro y puso el sobretodo de manera vertical, de tal forma que la prenda comenzó a rozar el piso y a sufrir las consecuencias de las pisadas de los otros.
El señor de las pocas canas miró a la señorita de minifalda que estaba a mi derecha y rieron, con una atontada tensión, como escondiendo algo. Había algo raro, y todo aquello ya empezaba a incomodarme. Había algo más y con seguridad yo era fatal presa, quedaba descontada la posibilidad de formar parte de ese vaivén de miradas que esta vez no parecía decir qué colectivo de mierda, ni denle un asiento a la señorita, ni nada que se le parezca.
Yo no podía formar parte porque con el señor de canas jamás hubiésemos trabado una relación amistosa, y la señorita de minifalda era de esas que van tan asustadas como si siempre tuvieran miedo de que uno se sobrepasara. La seguidilla de miradas no cesaba y yo comenzaba a preocuparme, qué diablos tendré en la maleta, cuánta plata en la billetera. Llegué a la conclusión de que no llevaba nada valioso pero comencé a transpirar.
Comencé a transpirar porque esa es mi tendencia cuando me invade la incertidumbre, no era miedo sino ingenuidad, porque esta gente se traía algo entre manos y cómo podía ser que yo, teniéndolos a mi lado no pudiera comprender lo que tramaban, me sentía la antítesis del héroe; pensé que si a alguien le pasaba algo en este viaje otoñal del 549 la culpa iba a ser mía, por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, aunque nada tuviera que ver con todo esto mi mentirosa fe cristiana.
Cuando uno no tiene miedo, sino ingenuidad sobre lo que está pasando alrededor, es muy normal que apele a un recurso que muy bien no le hace: recordar situaciones pasadas en las que uno fue o no protagonista y que tienen un punto de conexión con la situación actual en la que uno sí es protagonista. Creo que es ahí cuando la ingenuidad deja de ser tal para dar paso al miedo, porque es entonces cuando la situación actual comienza a tomar forma, a instalarse en una secuencia de acontecimientos que pueden estar ligados por la crudeza.
En el medio de la paranoia, recé hasta recuperar la calma porque acostumbro a rezar en circunstancias límites, y mi transpiración se fue con la fresca, de un saque. Esa fresca que fastidiaba al señor y a la señorita, porque de repente el señor del sobretodo negro se levantó, y con violencia, le cerró la ventanilla al viejo de adelante que iba mirando el paisaje de todos los días. Plaf. La señorita respiró.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente las palabras cumplen el cometido de SER cuando empuñas una lapicera y las dejas correr.Me encanto tu cuento Daniela,como asi los poemas.
Una hoja en blanco ante tu mirada,se torna del color de tus pensamientos y de tu imaginacion!!gracias por permitirnos ingresar en tu mundo y espiarlo a traves de tus letras! MIRIAM.

InfoPar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Martín dijo...

Gran parte de lo comentás en el relato seguro se ve reflejado en cada uno de los que le echan una mirada.
Al menos eso me ocurrió a mí...